dijous, 24 de desembre de 2009

Senzillament, Bon Nadal

Llegir més...

divendres, 27 de novembre de 2009

Iniciativa política de la Izquierda Abertzale

GARA - Euskal Herriko egunkaria DOSSIER: INICIATIVA POLÍTICA DE LA IZQUIERDA ABERTZALE


http://www.gara.net/gaiak/iniciativa-politica/



CLARIFICANDO LA FASE POLÍTICA Y LA ESTRATÉGICA


http://www.gara.net/agiriak/eztabaidarakotxostena-eu-es.pdf
Llegir més...

Arnaldo Otegi: "La izquierda abertzale no nació para resistir. Nacimos para ganar"

Llegir més...

dilluns, 23 de novembre de 2009

De la Rúa encara otra vez el 'caso Gürtel' esta semana

De la Rúa encara otra vez el 'caso Gürtel' esta semana

El Tribunal Superior valenciano comienza sus deliberaciones sobre la querella del PSOE contra Camps y otros 16 denunciados

ALICIA GUTIÉRREZ - MADRID - 23/11/2009

La piedra que el Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV) empujó laboriosamente en verano para librar del banquillo a Francisco Camps por el caso Gürtel ha vuelto a caer monte abajo. Juan Luis de la Rúa, jefe interino del tribunal en espera de relevo y el juez a quien el presidente de la Generalitat definió como "más que amigo", ha topado de nuevo con el caso.

De la Rúa tendrá que sentarse esta semana con otros cuatro magistrados para decidir si admite o no la querella planteada por el PSOE contra Camps y otros 16 posibles implicados en la presunta financiación irregular del PP. Entre ellos figuran cuatro diputados: Ricardo Costa, ex número dos del PP valenciano; Vicente Rambla, vicepresidente primero de la Generalitat; David Serra, vicesecretario de Organización regional del partido; y la tesorera, Yolanda García.

Fuentes del tribunal valenciano confirmaron el viernes que las deliberaciones comenzarán el martes o el jueves, los días en que la sala celebra sus reuniones semanales.

Los socialistas confían en una decisión rápida, pero nadie puede asegurar con certeza cuánto tardarán los magistrados valencianos en determinar, primero, si son competentes para investigar los hechos denunciados y, después, si esos hechos presentan visos de delito. Si el tribunal lo cree oportuno, adoptará ambas decisiones en la misma sesión.

Relación con Orange Market

A diferencia de lo ocurrido con el caso de los trajes, la Sala de lo Civil y lo Penal del TSJCV no se enfrenta ahora a la tarea de dilucidar si, al aceptar regalos de la trama corrupta, el presidente de la Generalitat y líder del PP valenciano cometió un delito de cohecho impropio, la modalidad más leve de soborno. Encara algo mucho más grave: la querella del PSOE clava sus cimientos en el demoledor informe donde la Brigada de Blanqueo de la Policía destapó numerosos indicios de que el PP valenciano se había financiado ilegalmente gracias a una relación simbiótica con la trama corrupta y su principal marca valenciana, Orange Market, organizadora de los actos del PP y que recibió más de siete millones de euros en contratos de la Comunidad, entre ellos los relativos a la organización de los stands para ferias de turismo. Al frente de Orange Market, el hombre de confianza de Francisco Correa en Valencia, Álvaro Pérez, El Bigotes.

La Policía describe cómo funcionaba el reparto de papeles en el PP. Se confeccionaban, dice el informe, "facturas ad hoc con conceptos acordados al efecto entre Ricardo Costa y Álvaro Pérez. David Serra participa eliminando determinados conceptos, preparando los talones y fijando con Álvaro Pérez la cifra global de abono, y Yolanda García, librando los fondos a indicaciones de Ricardo Costa con conocimiento de la emisión de una factura por conceptos ficticios".

El presi, "al tanto de todo"

Tanto de Costa como de Serra y García, el informe aporta numerosos indicios que adquieren casi el rango de pruebas. En lo que concierne a Camps y Rambla, parece menos clara su participación directa: el informe no incluye ninguna conversación en la que participe alguno de los dos, aunque sí referencias indirectas a que conocían lo que estaba sucediendo. Incluso hay alusiones directas de Álvaro Pérez a la posibilidad de enviarle mensajes a Camps a través de su mujer, Isabel Bas, dependiendo de "la cara que pusiera Vicente [Rambla]" en una de las reuniones que El Bigotes decía mantener con él para pedirle contratos y dinero.

El Bigotes pactaba con la tesorera del partido qué concepto había que anotar en una factura, discutía amigablemente con Costa, Ric, sobre cómo desbloquear la deuda del PP con Orange Market y pedía con absoluta normalidad a Rambla que favoreciera a la empresa con contratos.

Pérez también escuchaba a David Serra contarle cómo el "presi", Camps, estaba al tanto "de todo". El 2 de febrero de este año, cuatro días antes de que Baltasar Garzón cortara los primeros hilos de la red corrupta, El Bigotes adoptaba precauciones telefónicas.

No las suficientes como para evitar que la Policía descifrara la conversación que a las cinco de la tarde de ese día mantuvo con Pablo Crespo, secretario de Organización del PP gallego entre 1995 y 1999 y número dos de la Gürtel. "Álvaro comenta se lee en la transcripción policial que le ha dicho Ricardo que le iba a pagar todo lo que se ha hecho en Alicante, que en Barcelona no le podía pagar nada". Alicante, dinero A, declarable a Hacienda; Barcelona, dinero B, negro.

El código empleado por la trama sale a flote en el informe, que dibuja un escenario de colaboración amplísima de la trama con el PP valenciano. Un ejemplo: en la contabilidad B hay una anotación que dice "PP B (incluidos alcaldes)".

En la financiación del PP valenciano también tuvieron un papel destacado las contribuciones, camufladas mediante facturas falsas, de empresarios que luego y siempre según los investigadores se vieron recompensados con millonarias adjudicaciones. El informe consigna un dato que ya mencionaba Garzón en uno de sus autos: que la factoría Correa entregó al PP valenciano 420.000 euros en 2002.

La contribución empresarial

"Existe dice el informe una financiación de actos del PP por parte de empresarios [que] tienen contratos vigentes, prestan servicios y realizan obras para las administraciones obtenidos como contraprestación a los favores realizados para la formación política".

Los agentes de la Brigada de Blanqueo cifran en 837,7 millones de euros la cuantía total de las adjudicaciones obtenidas en la Comunidad Valenciana por los cinco empresarios que hicieron "aportaciones" al PP: Enrique Ortiz, Enrique Gimeno, Vicente Cotino, Antonio Pons y Luis Batalla.

Las empresas del grupo Sedesa, propiedad de familiares del consejero de Urbanismo de la Generalitat, Juan Cotino, lograron 539 millones en contratos y, según la Policía, pagaron supuestas facturas "encubiertas" por 130.000 euros. Las de Enrique Ortiz, un relevante promotor inmobiliario que prosperó de la mano del ex alcalde de Alicante Luis Díaz Alperi, obtuvieron adjudicaciones por 205,2 millones y, como mínimo, abonaron facturas por 115.884 euros.

Las empresas del grupo Sedesa, propiedad de familiares del consejero de Urbanismo de la Generalitat, Juan Cotino, lograron 539 millones en contratos y, según la Policía, pagaron supuestas facturas "encubiertas" por 130.000 euros. Las de Enrique Ortiz, un relevante promotor inmobiliario que prosperó de la mano del ex alcalde de Alicante Luis Díaz Alperi, obtuvieron adjudicaciones por 205,2 millones y, como mínimo, abonaron facturas por 115.884 euros.

El tribunal valenciano, el único con potestad para investigar y juzgar a los aforados (los diputados autonómicos), desdeñó las revelaciones policiales. Lo hizo con el doble argumento de que nadie había pedido a la Policía que elaborase ningún informe y de que, en todo caso, ya obraba una copia en poder del Tribunal Superior de Madrid, que investiga el grueso del caso.

Perder los nervios

La situación de Camps ha empeorado ostensiblemente desde julio. El dossier policial ha resquebrajado su imagen de impecable presidente a quien un juez dudaría en arruinarle la carrera por un par de chaquetas. El informe de la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal, que ni es el único ni el último, traza un retrato poliédrico de la relación amistoso-empresarial que mantenían la cúpula del PP valenciano y los dos principales lugartenientes de Correa en Valencia, El Bigotes y Crespo.

Hace diez días, el mismo hombre que a las preguntas relativas al caso Gürtel solía responder con una parrafada sobre su felicidad como militante del PP perdió los nervios en un debate parlamentario. "A usted le encantaría coger una camioneta, venirse a mi casa de madrugada y que a la mañana siguiente yo apareciese boca abajo en una cuneta", espetó Camps al portavoz socialista, Ángel Luna. La deliberada evocación de los terroríficos paseos de la Guerra Civil ni siquiera fue subliminal.

El instructor y el cerrojazo

Para cuando Camps se remontó a 1936, del informe policial ya se conocían algunos extractos clave. Charlas comprometedoras, e-mails que muestran que la red endosó a boyantes empresarios locales facturas que en realidad se correspondían con actos del PP y un detallado análisis de la contabilidad secreta de la red de Correa: todo eso consta en sus 99 páginas y en sus cinco anexos, cuyo contenido y alcance intenta desacreditar ahora el PP con su ataque al sistema de vigilancia Sitel, comprado por Mariano Rajoy en 2001, cuando era ministro del Interior.

Como ponente es decir, como responsable de proponer qué se hace con la querella y de dirigir la eventual instrucción que la admisión de la querella entrañaría, el tribunal ha designado a José Francisco Ceres. Magistrado de talante conservador, Ceres fue uno de los jueces que avaló el cerrojazo al caso de los trajes. Alineado con De la Rúa, Ceres también validó la resolución de la sala por la que acordaba no ya prescindir del informe policial sino excluirlo de la documentación obrante en el sumario de los trajes, sobre cuya reapertura deberá pronunciarse el Supremo a instancias de la Fiscalía y el PSOE.

Si el tribunal evita nuevas fintas y admite la querella de los socialistas, será Ceres quien interrogue a Ricardo Costa. Defenestrado a trancas y barrancas por orden de Rajoy, es Costa el que peor parado sale en el informe de la Brigada de Blanqueo. De hecho, su caída en desgracia y su posterior suspensión como militante del PP fueron causa directa del contenido del dossier policial.

Tomadas por separado, las charlas telefónicas intervenidas por la Policía a El Bigotes, a quien Camps llamaba "amiguito del alma", resultan bastante esclarecedoras de hasta qué punto la trama había establecido una alianza estratégica con el PP valenciano.

Cruzadas con los datos de la contabilidad secreta de la red y con el intercambio de mails entre empleados de Orange Market y de la asesoría del imputado Ramón Blanco Balín, considerado el blanqueador de la trama, las conversaciones pierden ambigüedad y ganan relevancia. Y ya no se habla de trajes, sino de dinero.

Llegir més...

dimecres, 14 d’octubre de 2009

"Cuando una persona actúa como Costa, es imposible que vuelva a ser restituido"

"Cuando una persona actúa como Costa, es imposible que vuelva a ser restituido"

María Dolores de Cospedal confirma el cese de Costa, cuyas actitudes "han sido muy poco ejemplarizantes"

EDUARDO ORTEGA / LUIS REPISO - Madrid - 14/10/2009

María Dolores de Cospedal ha dejado muy clara este miércoles la situación en la que se encuentra Ricardo Costa tras el esperpento producido ayer.

La secretaria general del PP, más clara y tajante que nunca en sus palabras, ha dicho en la Cope que "cuando una persona actúa como ha actuado hasta ahora Costa, es imposible que vuelva a ser restituido".

Al mismo tiempo, ha confirmado, después del lío de comunicados y desmentidos de ayer, que Costa ha sido cesado temporalmente de sus funciones, tanto como secretario general del PP como portavoz del grupo conservador en Les Corts.

"Él no puede ejercer esta mañana, porque si pretendiera hacerlo no tendría la condición para poder ejercer, porque en el partido habría procedimientos disciplinarios", le ha advertido, ya que Costa tiene previsto acudir al pleno de Les Corts.

Pulso de Camps a Rajoy

El problema es que el PP valenciano no confirma este extremo, e incluso hoy han afirmado que no ha sido cesado, por lo que se trata de todo un pulso de Camps a Rajoy, algo que ha negado De Cospedal.

"Entre Camps y Rajoy no hay pulsos que valgan. Me niego a hablar de pulsos. La decisión es la que es, y si alguien no interpreta las cosas de manera meridianamente clara, se hará lo que haya que hacer", ha dicho en un claro mensaje a Camps y a Costa.

El día de ayer acabó sin saber si Costa ha sido destituido, y a día de hoy sigue sin estar claro, por más que De Cospedal se esfuerce.

Esperpento

"Yo me quedo con la palabra que Camps le dio a la dirección general del partido. Él trasladó a la dirección del PP el cese de todas las funciones de Costa". Pero Camps inmdiatamente después lo negaba.

Ha sido muy dura con la dirección del PP valenciano, con la que se ha mostrado muy dolida: "Lo que no va a permitir la dirección del PP es este ahora sí ahora no, ni que la dirección regional diga lo que tiene que hacer la dirección nacional".

"La dirección nacional, en contra de lo que pueda parecer, decide todo lo que sucede en el partido", ha agregado.

Dolida

De Cospedal ha sido muy dura con el ya ex secretario general del PP. Ha criticado la rueda de prensa de ayer de Costa -"nada afortunada"- y le ha reprochado que quiera apropiarse del cargo.
"Cuando se tiene un cargo público hay que tener claro que los puestos no le pertenecen a nadie. Costa no puede creer que el puesto es de su propiedad, porque eso puede llevar a usar un puesto en beneficio propio".

Ha amenazado y advertido muy tajantemente a Costa, a quien ya no defienden como al principio y que, aunque no quería, será el cabeza de turco, aunque a lo mejor no el único.

"Ciertos comportamientos no son tolerables"

"Lo que está claro es que Costa no va a ser secretario general, y si hace algo impropio, dejará de ser militante del PP".

Ha sido un palo tras otro de la 'número dos' del PP a Costa: "Las actitudes de Costa son muy poco ejemplarizantes" o "El señor Costa no está imputado, pero ciertos comportamientos no son tolerables", han sido otras de las perlas hacia Costa, y le ha dejado muy claro que la comisión de investigación que ha pedido sólo se llevará a cabo si la pide Génova.

Por último, ha defendido la actuación de Rajoy, desaparecido en combate en todo lo que respecta al caso Gürtel, y que no ha aclarado nada de la confusión y del lío de ayer.

"Al señor Rajoy no le pasa absolutamente nada. Tiene muchas ocupaciones y está haciendo lo que tiene que hacer. Está ejerciendo de presidente nacional", ha sentenciado.
Llegir més...

Rafael y Asencio sustituyen a Ricardo Costa en sus funciones en Les Corts

Rafael y Asencio sustituyen a Ricardo Costa en sus funciones en Les Corts

Así lo ha decidido el grupo parlamentario popular en una reunión presidida por el president de la Generalitat, Francisco Camps

PÚBLICO.ES / AGENCIAS - Valencia - 14/10/2009

La dirección del PP valenciano ya ha elegido los sustitutos para Ricardo Costa como secretario general del PP valenciano y portavoz del grupo conservador en Les Corts.

El vicesecretario de Política Autonómica y Local del Partido Popular de la Comunitat Valenciana, César Augusto Asencio, asumirá las competencia de la Secretaría General del Partido Popular valenciano, aunque de forma temporal, según informó el PP.

Ocupará estas funciones de coordinación siguiendo lo establecido por los estatutos del partido para este supuesto.

Por su parte, Rafael Maluenda le sustituye como portavoz del PP de Les Corts Valencianes, según ha acordado esta mañana el grupo parlamentario del PP en una reunión presidida por el president de la Generalitat, Francisco Camps.

Confusión

Poco antes de este encuentro, el propio Maluenda ha negado que ayer se produjese "cese" alguno, por lo que ha colaborado a la confusión afirmando que Ricardo Costa seguirá ejerciendo sus funciones como portavoz parlamentario.

"En ningún momento se habló, para nada, de dejar el cargo de portavoz del grupo popular en Les Corts, en ningún momento", ha señalado en declaraciones a RNE.

Ante el "lío" —tal y como lo ha calificado la portavoz parlamentaria, Soraya Sáenz de Santamaría— creado por la actitud de los dirigentes conservadores valencianos y la falta de firmeza de Génova, la número dos del PP, María Dolores de Cospedal, ha querido coger el toro por los cuernos —en ausencia del líder Mariano Rajoy—, y ha reiterado lo dicho anoche: "Costa ya no es secretario general del PP de la Comunitat Valenciana (PPCV) ni portavoz en Les Corts Valencianes.

Tras el anuncio oficial del nombramiento de Maluenda, anunciado por el PP a través de un comunicado, Camps se ha reunido con Ricardo Costa en la sede de Les Corts Valencianes tras anunciar la dirección nacional del PP que Costa ya no es secretario general del PPCV ni portavoz parlamentario.Cuando Camps se disponía a abandonar Les Corts Valencianes, que la decisión "que acordamos ayer, ya está tomada", en referencia a la reunión del Comité Ejecutivo regional, y señaló que se adoptó "por unanimidad".

Retraso de 25 minutos

El pleno ha comenzado finalmente a las 10.55 horas, veinticinco minutos más tarde de lo previsto tras el retraso solicitado desde el grupo popular, y lo ha hecho sin la presencia de Costa y ratificando oficialmente la sustitución de éste por Maluenda.

Un gran número de medios de comunicación esperaba la llegada al hemiciclo de Costa y de Camps, ninguna de las cuales se ha producido finalmente, aunque ambos están todavía en el Palau de Les Corts Valencianes.
Llegir més...

'Ric' Costa se revuelve en su tumba política y reitera que su cese es temporal

'Ric' Costa se revuelve en su tumba política y reitera que su cese es temporal

Después de haber sido destituido de todas sus funciones y las amenazas de De Cospedal, Costa dice que no quiere aferrarse "a ningún cargo y a ninguna posición"

PÚBLICO.ES / EFE - Valencia - 14/10/2009

Ricardo Costa se mantiene en sus trece de plantar cara a la dirección nacional del PP, pese a que De Cospedal le ha dejado muy claro esta mañana que no va a seguir de ninguna manera en sus funciones.

Costa ha vuelto a reiterar que su cese es temporal mientras dure la investigación que él ha solicitado y que pactó ayer con Camps.

Pero la secretaria general del PP le ha dicho que de investigaciones, de momento, nada: "Las comisiones de investigación se abren en el PP por decisión del partido, no por decisión de Costa, eso que quede claro".

Con todo, el ya ex secretario general del Partido Popular de la Comunitat Valenciana y ex portavoz popular en Les Corts ha respondido este miércoles a las críticas de la 'número dos' del PP subrayando que no quiere aferrarse "a ningún cargo y a ninguna posición" y que siempre ha estado y va a estar "a disposición del partido y de la dirección nacional".

En declaraciones a los periodistas poco antes de abandonar la sede de Les Corts, Costa ha defendido que "única y exclusivamente" pretende que "quede bien claro" y "se manifieste bien" que su gestión ha sido "correcta" y que no se ponga "nunca en duda" su honradez.

"Mantener mi honradez"

"Es lo que he estado intentando: defender mi gestión, mantener mi honradez y no aferrarme a ningún cargo. Creo que eso lo he conseguido y estoy como siempre a disposición del partido y de la dirección nacional", ha manifestado.

Costa ha insistido en que ayer el comité ejecutivo del PPCV adoptó un acuerdo, consistente en aceptar la honradez de su gestión y que se abriera una comisión de investigación por parte del partido. A cambio, él se apartaría de forma voluntaria y temporalmente del ejercicio de sus funciones.

'Ric' ha asegurado que el president de la Generalitat, Francisco Camps, ha propuesto hoy al grupo parlamentario conservador "exactamente la misma propuesta", consistente en apartarle "en el ejercicio" de sus funciones como portavoz "mientras dure esa comisión de investigación". 
Llegir més...

Es la verdad: en el PP la fiesta no se acaba nunca

Es la verdad: en el PP la fiesta no se acaba nunca

Jesús Maraña (13-10-09)

Lo clavaba en sus memorias Ben Bradlee, el mítico director de The Washington Post: "Si agarras a alguien muy bien por las pelotas, tendrás su corazón y su cerebro". No se puede asegurar a ciencia cierta por dónde tiene Ricardo Costa agarrado a Francisco Camps ni por dónde tiene Camps agarrado a Mariano Rajoy. De lo que no cabe duda es de que el caso Gürtel une la suerte de los tres.

Cuesta entender de otra forma la ceremonia de la confusión que entre todos provocaron en el día de ayer. O nadie dice la verdad o todos mienten. Ricardo Costa hizo una sorprendente demostración de fuerza. Anunció públicamente que se negaba a aparecer como "chivo expiatorio" y forzó a su jefe a devolver la pelota a la dirección nacional. Camps proclamó ante el Comité Ejecutivo valenciano su plena confianza en Costa y le permitió poner condiciones (una investigación interna y no ser sustituido por nadie en la secretaría general) antes de dejar "temporalmente" su cargo. Y la dirección nacional (muda todo el día) afirmó por escrito que ese Comité regional había "suspendido" a Costa no sólo como número dos sino también como portavoz en las Cortes valencianas, extremo desmentido de inmediato desde el Turia. El único que dijo una verdad contrastada fue el propio Costa: "En el PP la fiesta no se acaba nunca".
Llegir més...

La ejecución que terminó en pacto

La ejecución que terminó en pacto

Ricardo Costa ha ganado la batalla para no ser el chivo expiatorio de la trama Gürtel

ERNESTO EKAIZER - 14/10/2009

"Por eso le pido a la dirección nacional que si tiene la más mínima duda, la más mínima duda, sobre mi gestión y honradez, que abra una investigación interna sobre mi persona. Al menos debo tener derecho a defender mi nombre", enfatizó ayer, a punto de concluir su declaración de la mañana, el todavía secretario general de los populares valencianos, Ricardo Costa, siete horas antes de que se reuniera el cónclave que debía convertirse en su pelotón de ejecución, al mando del capitán Camps. Y que en lugar de una ejecución terminó en un pacto.

¿Es todo esto una obra de teatro? Ayer, la reunión del Comité Ejecutivo del partido duró dos horas. "Cuarenta y cinco minutos de informe de Ricardo Costa y una hora de arenga de Camps. No se informó de ninguna propuesta. Camps dijo que había una cacería del PP, que era necesario permanecer unidos. Una arenga", dijo una fuente que participó en la reunión.

La declaración de Costa, realizada durante la mañana con emoción contenida, le había convertido en testigo de cargo del montaje que habían fabricado Camps y Rajoy para encubrir las responsabilidades del caso Gürtel. ¿O es que Camps utilizó sus argumentos para mostrar a Rajoy que no era posible cortarle la cabeza lisa y llanamente y que era necesario pactar la salida temporal de Costa mientras se le investigue?

Si en el filme de Alfred Hitchcock Testigo de cargo el testimonio sobre el asesinato que presta Marlene Dietrich en sede judicial es el que vale, según se demostrará al final de la historia, en la película de Gürtel el que tiene valor es el de Costa, ofrecido desde la sede del PP.

Que el todavía secretario general implorase su derecho a la defensa no deja de ser una ironía. Aquellos que en el PP de Madrid alegan su indefensión frente a las investigaciones judiciales son los mismos que han ordenado la ejecución sumaria de Costa. ¿Es acaso denominar lo que ocurrió ayer como un intento de ejecución sumaria una exageración? ¿O una interpretación torcida? He aquí sus propias palabras: "Nadie de la dirección nacional me ha llamado para darme una explicación (...). Esto ha supuesto, implícitamente, una condena ante la opinión pública".

Medidas ejemplarizantes

Costa y Camps han pactado. Ayer mismo, como para que Camps no olvidara sus compromisos, el secretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, recordaba la necesidad de tomar decisiones "ejemplarizantes" y en una descripción surrealista de lo que Camps ha decidido delataba todo el montaje: "No va a cesar a Ricardo, va a cesar al secretario general". ¿Puede que González Pons no estuviera al corriente de lo que se tramaba?

Pero este desdoblamiento de personalidad del PP en el caso de Costa no es tampoco una excepción. Al abordar el tema de las intervenciones telefónicas a los acusados y sus abogados, por orden judicial, el PP acusa a los fiscales de una cosa y la contraria al mismo tiempo. Acusa de grabar conversaciones que vulnerarían el derecho de defensa y que, por tanto, no deberían estar en el sumario. Y al tiempo, cuando ha trascendido que entre esas conversaciones no excluidas finalmente del sumario aunque la Fiscalía así lo pedía hay una referencia de uno de los cabecillas de la trama a su abogado que podría ser instrumentalizada a favor de Camps, no vacilan en atacar a al Ministerio Público. ¿Pero no estábamos en que esas grabaciones constituyen un atropello?

Hay que precisar, por otra parte, que esa presunta prueba de cargo tampoco lo es tal. Porque uno de los cabecillas, Pablo Crespo, dice a su abogado: "Yo creo que si Camps se hizo los trajes allí, los habrá pagado de su bolsillo". Es lo que "cree" Crespo. Para ver la credibilidad que puede tener esta afirmación basta ver lo que piensa Pedro J. Ramírez, director del diario que ha denunciado la supuesta manipulación y que proporciona los talkings points al PP: "A este tipo de truhanes siempre hay que creerles la mitad de lo que dicen. De ahí que no se puedan dar por buenas todas las majaderías y fantasías recogidas en las grabaciones del sumario", escribe en su carta del domingo pasado. El PP le cree a pie juntillas. En cambio, al que no le cree sin siquiera haberle preguntado nada es a uno de los suyos, nada menos que a Ricardo Costa.

La ejecución sumaria de Ricardo Costa era una operación de encubrimiento del caso Gürtel en la Comunidad Valenciana. Y en este montaje encubridor, la autoría intelectual estaba muy clara. Rajoy y la dirección nacional del PP han estado implicados. Lo que se antojaba una estocada florentina ha quedado expuesta como una chapuza al estilo de las bandas mafiosas rivales.

Costa ha ganado la batalla para no ser el chivo expiatorio. Lo que pedía es, simplemente, que le investigasen. Al parecer, esa investigación se hará en el PP valenciano sobre la presunta financiación ilegal. Pero es precisamente a esta investigación a nivel nacional a la que Mariano Rajoy tiene miedo.

Y quizá ya sea demasiado tarde para que Rajoy pierda el miedo, parafraseando aquella famosa frase de Roosevelt. Al propio miedo de formar una comisión de investigación dentro del PP para aclarar lo que ha ocurrido y acabar con el encubrimiento.
Llegir més...

dilluns, 12 d’octubre de 2009

El imprevisto factor madre

El imprevisto factor madre

Manolo Saco (12-10-2009)

Cuenta la leyenda urbana que el monórquido Francisco Franco (al parecer compartía monorquidia con Hitler, lo que ya es coincidencia) como no tenía los suficientes huevos para destituir de viva voz a sus ministros, les comunicaba por motorista, mediante un sobre fatal, la destitución.

Y no valía largarse de casa para que Franco se quedase sin acuse de recibo porque en aquella España no había lugar seguro donde esconderse de sus motoristas. Salvando las distancias, el president Camps quiso emular al franquito este fin de semana, pero Ricardo Costa, Ricky para los amigos correosos, se largó a un lugar indeterminado del Camino de Santiago, no sabemos si para hacer penitencia o para pedir amparo a Feijóo en estas horas de tribulación. Así que su cese "temporal" (DRAE: Temporal: tempestad, tormenta grande) se tiene que quedar para mañana, en la reunión del Comité Ejecutivo del PP valenciano.

En verdad creo que el cese va a ser algo más que un temporal.

He oído por la radio que la madre de Ricky, la impulsora de las carreras políticas de sus hijos Juan y Ricardo, habría amenazado con tirar de la manta si le tocan un pelo a su hijito. Si así fuese, estaríamos en la antesala de una Gürtel 2, porque las buenas madres son capaces de la auto inmolación en defensa de su prole. Y más aún si tienen información de esa que sólo se guarda debajo de las mantas, como la mierda.

Si lo sabré yo, que tuve una madre de misa diaria y rosario vespertino, pero que tras el amago de excomunión de su hijo pequeño, que soy yo, le retiró el saludo al obispo de Ourense, conocido en el mundo, como ya os conté una vez, como la Acémila Burgalesa.

Los hijos podemos ser unos chorizos, tontos del culo, o prevaricadores, y hasta ateos, que es lo más bajo a lo que podemos llegar, pero para una madre siempre seremos los más guapos. Así que yo, de Camps, me lo pensaría dos veces.
Llegir més...

El montaje encubridor de Rajoy y Camps

El montaje encubridor de Rajoy y Camps

El PP entierra la lección del Watergate de que una mentira es peor que el error o el delito original

ERNESTO EKAIZER - 12/10/2009

"Ricardo, puedo asegurarte que Rajoy no me ha pedido tu dimisión en la reunión de Cuenca. Yo le he ofrecido mi puesto y me ha dicho que no", le dijo, según fuentes fidedignas, Francisco Camps a Ricardo Costa el pasado jueves, en una de las conversaciones que ambos mantuvieron para definir qué hacer.

La confesión de Camps surgió en el contexto de la explicación que le daba a Costa sobre las presiones que estaba sufriendo para dar con la víctima propiciatoria de la Gürtel.

"¿Por qué razón voy a dimitir yo?", le preguntó Costa. Su jefe pareció aceptar el razonamiento. Y Costa concluyó: "Qué explicación voy a dar. Mi caso se ha archivado como el tuyo. He demostrado que me he pagado el coche. El partido lo ha aceptado. Yo no soy el responsable de los actos electorales ni he introducido a esta gente aquí. Ya he dicho que ha sido un error trabajar con ellos. ¿Voy a dimitir por lo que hay en una cinta de hace ocho meses? Entonces yo no sabía que estaban siendo investigados", razonó en voz alta ante Camps el hombre que mañana va a ser destituido temporalmente como secretario general de los populares valencianos en la reunión de la Comisión Ejecutiva Regional.

Pero hay más. ¿Qué pasará con su cargo de portavoz en Les Corts? ¿También será cesado temporalmente? ¿Se le pedirá que abandone el grupo?

Casos Lewinsky o Plame

Si es verdad, como afirman las fuentes consultadas, que Mariano Rajoy rechazó la dimisión de Camps en la reunión del 30 de septiembre en Alarcón y si es cierto que presionó hasta la noche del pasado viernes a Camps, para cortar la cabeza de Ricardo Costa, el actual presidente del PP se coloca directamente en una operación de encubrimiento de responsabilidades en la Gürtel.

Desde el escándalo Watergate, se ha difundido una máxima que ya es una lección incorporada al manual de la política contemporánea: el encubrimiento es casi siempre peor que el delito o el error original. La mentira del entonces presidente Richard Nixon y sus colaboradores resultó la forma más grosera de encubrir el espionaje al Partido Demócrata. Con todo, la lección del Watergate ha sido enterrada en la política norteamericana. Tanto bajo la Administración Clinton como con Bush los medios se han preguntado si los dirigentes políticos habían mentido realmente en casos como el affaire de Monica Lewinsky o el de las armas de destrucción masiva, la guerra de Irak y el caso de la agente de la CIA Valerie Plame. Pero un montaje elaborado es también una mentira.

Uno de estos montajes es, mira por dónde, el que se está tejiendo ahora a pleno sol. El ex ministro y diputado por Castellón Juan Costa, hermano de Ricardo, dijo el pasado viernes que era necesario dar cuenta de lo que había ocurrido. "Todos los dirigentes del PP tienen que dar esas explicaciones. Se puede cometer algún error, pero nadie tiene derecho a no dar explicaciones. Es necesario explicar quién pudo tomar las decisiones de contratar y seguir trabajando con ellos [la empresa Orange Market]. Lo primero para exigir responsabilidades es la transparencia", dijo.

Hay quien ha visto en esta declaración un ataque a Camps y por elevación a Rajoy. Pero más allá de su intencionalidad política estratégica, Juan Costa viene a decir que si se da una explicación y si se asume la responsabilidad por el error, Camps, habida cuenta del apoyo que el PP mantiene en Valencia, podría pedir perdón y dar por superado el incidente.

¿Cuál es la explicación que han dado hasta ahora Camps y la Generalitat? Cero explicación. Camps ha dicho que en la reunión que mantuvo con Rajoy en Cuenca sólo hablaron de la dimisión de Zapatero.

¿Cómo se da el salto mortal de hablar de la dimisión del presidente -ahora sabemos que Camps ofreció su renuncia a Rajoy- a pedirle a Ricardo Costa, el jueves pasado, que se suicide, políticamente hablando, ofreciendo su dimisión, y un día más tarde, el viernes por la noche, a cortarle cobardemente la cabeza y transmitirlo a Génova por SMS?

La historia, por otra parte, no deja de ser sugerente. Juan Costa pregunta quién pudo tomar la decisión de contratar a Orange Market -regentada por Alvaro Pérez, El Bigotes- y "seguir trabajando con ellos", esto es, seguir trabajando después de que dicha empresa al parecer salió por piernas de Génova.

El montaje que Rajoy y Camps se aprestan a consumar en Valencia en las próximas horas indica que el actual líder del PP se ve a sí mismo más involucrado en la etapa del partido en el que ha abrevado la banda de Francisco Correa de lo que inicialmente muchos parecían creer. José María Aznar, por otra parte, está missing, pero sigue siendo presidente de FAES, con una actividad nacional e internacional frenética. No hay que olvidar, por otra parte, que la "refundación" ya acometida por Rajoy dio comienzo, precisamente, en Valencia, en junio de 2008, con el aval de Camps.
Llegir més...

El PP vuelve a la conspiración

El PP vuelve a la conspiración

Acusa ahora a la Fiscalía de eliminar pruebas que exculparían a Camps del caso de los trajes

A.G. - MADRID - 11/10/2009

El PP se agarró ayer a un nuevo clavo ardiendo en su intento por desacreditar el demoledor sumario del caso Gürtel. La noticia de que la Fiscalía pidió que se eliminase del sumario una conversación entre Pablo Crespo y su abogado grabada en prisión y que, supuestamente, sería favorable para Camps lanzó a los conservadores en tromba contra el Fiscal General del Estado.

La transcripción de esa charla sigue incluida en el sumario, con lo cual no ha desaparecido ninguna prueba. En ella, el número dos de la trama, Pablo Crespo, exculpa a Camps de la acusación de recibir gratis trajes a medida de la red corrupta.

Los conservadores, que hasta ahora no habían dado crédito a las palabras de Crespo cuando contó a su abogado que el PP gallego se financió ilegalmente, se aferran ahora a lo dicho por el imputado sobre Camps como si se tratase de una prueba irrefutable. La portavoz parlamentaria del PP, Soraya Sáenz de Santamaría, acusó al Ministerio Público de "manipular el sumario" y exigió la comparecencia urgente del Fiscal General del Estado, Cándido Conde Pumpido.

En realidad, lo que los fiscales pidieron en marzo al juez Garzón es que eliminase la transcripción de aquellas conversaciones que, por versar sobre la estrategia legal a seguir, afectaban al derecho de defensa de los imputados.

La frase de Crespo respecto a los trajes de Camps ha tenido un efecto mágico en la consideración del PP hacia su persona. Hasta ayer, la dirección del partido no cesó de repetir a quien le preguntara que Pablo Crespo había dejado de ser militante varios años atrás. Ayer, Sáenz de Santamaría tomó por ley la palabra de Crespo: las conversaciones "exculpan" a Francisco Camps.

La misma estrategia

De la estrategia de equiparar los trajes a medida con las anchoas que regala el presidente cántabro, el PP ha regresado al estadio anterior. Tras una sutil campaña en favor de eliminar del Código Penal el delito de cohecho impropio, vuelve ahora a sus orígenes: Camps no se dejó regalar nada.

En otras palabras, la versión del presunto autor de una ristra de delitos que va del cohecho al blanqueo merece al PP más crédito que lo investigado por el juez valenciano José Flors. El magistrado, que instruyó el caso de los trajes, dictó el 26 de julio un auto en el que pedía la apertura de juicio oral contra Camps. Su juez amigo, Juan Luis de la Rúa, lo libró del banquillo.

Del alud de documentación y de las declaraciones prestadas especialmente, la del sastre José Tomás, el juez Flors extrajo una conclusión: ninguno de los cuatro imputados pagó nada. Con una excepción: la de Ricardo Costa, que se compró dos vaqueros y los pagó de su bolsillo.

Los "indicios racionales" que halló la Justicia

1. Lo que dijo el sastreEl juez Flors subrayó que José Tomás, director comercial de Milano y Forever Young, narró "de manera razonada" tanto lo que beneficiaba como lo que perjudicaba a los implicados. Incluso dijo que tenía "en gran consideración" a Camps.

2. Los tiques de milanoLos tiques de caja de Milano reflejaban que la deuda de los trajes, que luego pagaba la trama, quedaba pendiente.

3. Los inventariosEn las anotaciones semestrales constaba el nombre de quien se había llevado los trajes: Camps, Betoret, Campos y Costa.

4. Lo que dijo la cajeraElla rellenaba los inventarios con los nombres de los resguardos.

5. Tiques de cancelaciónAluden al tique que quedó pendiente y al medio de pago

6. Los e-mails de milanoLos e-mails que se intercambiaban los empleados muestran que sabían que se hacían encargos para políticos valencianos.

7. Las hojas de encargoEn las hojas de encargo que hacía Forever Young para la empresa que confeccionaba los trajes salen Costa, Camps y Betoret.

8. Los recibos pendientesFiguraba en ellos la indicación del cliente, caso de Camps.

9. Hojas de confirmaciónLa sastrería que hacía los trajes para la tienda citaba en sus reci-bos a los cuatro implicados.

10. Instrumentos de pagoIncluían la identidad del pagador.

11. Las escuchasEn las conversaciones interveni-das se percibe la "inquietud" de los implicados, su temor a que se destapase qué estaba pasando.
Llegir més...

El PP valenciano, a la espera de que Camps rinda cuentas

El PP valenciano, a la espera de que Camps rinda cuentas

El president tendrá que explicar mañana su gestión del cese de Ricardo Costa

Y. G. - MADRID - 12/10/2009

El presidente de la Generalitat Valenciana, Francisco Camps, se enfrentará mañana a su segunda prueba de fuego de los últimos cinco días. Si el viernes forzaba el cese de su mano derecha, Ricardo Costa, tras fuertes presiones de la dirección nacional del PP, ahora le toca explicar el porqué de la decisión ante el Comité Ejecutivo Regional.

En esta cita, prevista para las 18 horas en Valencia, se propondrá de manera oficial el cese de Costa. Fuentes del PP de la Comunidad Valenciana (PPCV) aseguran que es la "ocasión perfecta" para que el president explique la forma en la que se ha gestionado el cese. "No entendemos por qué todo era tan maravilloso en los últimos días y después se produce la marcha de Ricardo. Algo ha fallado o algo no hemos sabido explicar bien", añaden.

También Camps podría enfrentarse a la incómoda pregunta de por qué no ha seguido los pasos de Costa, que "no movía un dedo sin su visto bueno", señala un dirigente.

En el PPCV se lamentan del "espectáculo" ofrecido por la dirección regional. Así, recuerdan que Costa fue cesado sólo un día después de que Paula Sánchez de León, portavoz del Gobierno autonómico, asegurara que no había "ninguna medida que tomar" tras el levantamiento del secreto del sumario del caso Gürtel. Y que un día después del anuncio, la misma dirigente alababa su "capacidad de trabajo" y su "incuestionable dedicación" al PP.

También hay un sector en el PPCV que pretende trasladarle a Camps su temor a perder peso en Madrid. "Hasta la fecha, hemos sido una de las joyas de la corona del partido. Rajoy nos ha mimado, pero ahora el caso Gürtel puede desplazarnos a un segundo plano", se lamenta un diputado regional.

Peso en Madrid

Por ello, instan al presidente de la Generalitat a hacer valer su peso en la capital: "Rajoy manda porque es el jefe, pero que no se olvide de que los votos de la Comunidad Valenciana le han sido imprescindibles para presidir el PP y le serán imprescindibles para llegar al Gobierno". Mientras, los conservadores de Alicante feudo del zaplanismo y Castellón asistirán a la cita dispuestos a reclamar más peso en el núcleo duro del partido.  
Llegir més...

La "berlusconización" como estrategia

La "berlusconización" como estrategia

Jesús Maraña (10-10-09)

A menudo los pueblos actúan como esos niños cabrones que, de todo aquello que ven, sólo copian lo malo. Y si los pueblos funcionan así, ¿qué puede esperarse de sus representantes? Generalizar es mentir. No todos son iguales, pero sorprende la semejanza en las reacciones ante coyunturas más o menos similares. Abundan estos días en la prensa y en las tertulias los paralelismos entre la actitud del Partido Popular ante la carcoma de la corrupción y la de Silvio Berlusconi a la hora de afrontar lo que debería ser el principio de su final como político demagogo y populista. Si no fuera por la identidad de los protagonistas, costaría diferenciar los titulares ofrecidos por Il Cavaliere y los mensajes que lanzan Mariano Rajoy, Cospedal, Camps o Javier Arenas.

Anteanoche, Berlusconi se despachó con esta humilde sentencia: "Soy el hombre más perseguido de la Historia, porque soy el primer ministro y represento un dique para la izquierda italiana". Este individuo ha intentado desmantelar el Estado de Derecho en Italia con una ley que declaraba la inmunidad absoluta para sí mismo y (aunque sólo fuera por disimular) también para los presidentes de Congreso y Senado y para el presidente de la República. Pero resulta que el Tribunal Constitucional le ha parado los pies y ha tumbado esa vergonzosa ley, de modo que Berlusconi tendrá que someterse, como mínimo, a tres procesos judiciales por presunta corrupción, sobornos, competencia desleal y toda una ristra de delitos que en este papel no caben.

Lo que Berlusconi ha hecho para defenderse es simplemente atacar, sin importarle una higa la democracia, la justicia, la ética o el más mínimo respeto a la ciudadanía. Desde su punto de vista, los electores están para ser utilizados como una masa idiotizada que seguirá sus pasos sobre la base de una fe ciega capaz de perdonar los más ruines pecados.

¿Y tú quién eres?

Exactamente la misma estrategia, con modales sólo un poquito más finos, es la que vienen empleando los dirigentes del Partido Popular para esquivar, dilatar o aminorar los daños del escandaloso caso Gürtel. Si Cospedal se inventaba unas escuchas ilegales en agosto para que no se hablara del tesorero Luis Bárcenas, luego Rajoy hablaba de una "persecución política del Gobierno y la Fiscalía". Ayer mismo, Javier Arenas sacó a pasear de nuevo el caso Filesa, la financiación irregular del PSOE descubierta y condenada en los años noventa, para lanzar ese chulesco "¿quién eres tú para acusarme a mí?". Arenas juega con la desmemoria colectiva, puesto que, tratándose en ambos casos de delitos de financiación ilegal de idéntica gravedad, los inculpados por Filesa fueron apartados de sus cargos, cumplieron las sentencias y no se hicieron ricos. Los imputados del PP en la trama Gürtel han saqueado las arcas públicas no sólo para su partido sino para forrarse ellos mismos. En este sentido, Arenas podría utilizar como referencia más bien a Luis Roldán o a Mariano Rubio, y no a los de Filesa. Y Arenas sabe de lo que habla, como íntimo amigo que hasta veraneaba con Jesús Sepúlveda, ex alcalde de Pozuelo, imputado por haber recibido más de 400.000 euros de la Gürtel, actual asesor del propio Rajoy, receptor de un coche a nombre de su entonces esposa Ana Mato… En fin, que Arenas pierde fabulosas ocasiones de mantenerse callado.

Ahora bien, ya puestos a imitar modelos como el italiano, tan denostado por el resto de Europa, estaría bien no comportarse como niños cabrones y copiar también lo bueno. El Tribunal Constitucional de Roma ha tardado dos días sin sus noches en decidir si era o no constitucional la Ley Alfano. El TC español lleva tres años y medio largos estudiando un Estatut negociado por expertos constitucionalistas, aprobado por dos parlamentos y por el pueblo catalán. Es cierto que primero el PP y después el PSOE han dilatado el debate con sus recusaciones, pero también lo es que la presidenta no ha sabido ejercer la autoridad ni la capacidad negociadora que le correspondía. Y, metidos en la imitación positiva, ¿para cuándo se levantará aquí la inmunidad del Jefe del Estado, que contradice por completo la igualdad de todos los ciudadanos ante la ley establecida también en la Constitución?
Llegir més...

Gruyère genovés

Gruyère genovés

La 'trama Gürtel' hunde sus raíces en los principales bastiones del PP

GONZALO LÓPEZ ALBA - Madrid - 10/10/2009

El enemigo estaba en casa. La primera entrega judicial de Gürtel, que prueba con todo lujo de detalles cómo el entramado de corrupción hunde sus raíces en los principales bastiones electorales del PP, ha dejado la organización política como un queso de Gruyère. Y no sólo eso. También ha sacado a la luz las guerras subterráneas por el poder, reavivando aquellas que estaban aletargadas a la espera de mejor ocasión leáse Aguirre, Gónzalez Pons, Zaplana, los hermanos Costa.... La suma de ambas circunstancias deja en la práctica al PP y a Mariano Rajoy invalidados como alternativa de Gobierno a corto plazo. No sólo por motivos éticos, sino de aritmética electoral. Presumir que el PP no pagará por todo ello una factura electoral, grande o pequeña, antes o después, por más que así lo sugieran las encuestas del momento sería tanto como presumir una podredumbre cívica.

La distribución geográfica de la población de España y el reparto territorial de los 350 escaños del Congreso determinan que los ciudadanos de cuatro comunidades autónomas elijan exactamente a la mitad más uno de los diputados; es decir, la mayoría absoluta. Dos son de predominio socialista: Andalucía y Catalunya; las otras dos, de hegemonía conservadora: Madrid y Comunidad Valenciana.

Cartografía electoral

A esta geografía electoral se acomodan de forma llamativa los hilos de la telaraña de Gürtel, que tiene precisamente en Madrid y Valencia su eje principal. Madrileños y valencianos eligen a 78 diputados y en las últimas elecciones generales dieron al PP una prima de ocho, uno más de la diferencia que impidió a Zapatero alcanzar la mayoría absoluta. Siendo de 16 escaños la ventaja global de los socialistas, la estrategia de la derecha para lograr un vuelco político en 2012 pasaba por mantener intactos sus bastiones y ganar posiciones en Catalunya y Andalucía, donde los socialistas prácticamente tocaron techo en 2008. Así se explica que Rajoy haya elegido como referente en Catalunya la cara amable de Alicia Sánchez Camacho, en un intento de rebajar el perfil anticatalán del PP para desmovilizar el voto de rechazo que se refugia en el PSC; y su gran ofensiva en Andalucía, donde guiado por Javier Arenas desafió al PSOE con una demostración de fuerza en su santuario de Dos Hermanas.

Con esta cartografía electoral, corren tanto el PSOE como el PP el peligro de creer en la inmovilidad de los votos, más ahora que Francisco Camps acaricia la tentación de buscar la exculpación judicial en el plebiscito de unas elecciones anticipadas, aprovechando la endeblez del liderazgo socialista de Jorge Alarte y los réditos de haber patrimonializado la identidad valenciana. El PSOE maneja encuestas que coinciden con las publicadas en que el PP lo aventaja en más de tres puntos en intención de voto, lo que puede inducir a los conservadores a concluir que su electorado es impermeable a la corrupción. Coinciden también en que el votante socialista desencantado se refugia en la abstención, lo que puede llevar al PSOE a confiar en que las evidencias de corrupción del PP neutralizarán la posibilidad de un vuelco electoral.

Ahora que Rajoy ha empatado con Zapatero en su renuencia a reconocer la evidencia adversa la crisis, el presidente; la corrupción en su partido, el jefe de la oposición, pero ha demostrado que lo aventaja notablemente en incapacidad para reaccionar y rectificar, deberían advertir ambos partidos que sus debilidades favorecen el crecimiento de fuerzas como la UPyD de Rosa Díez, a la que algunos sondeos atribuyen un salto de uno a cuatro escaños. Aunque la intención de voto hacia este partido pueda estar inflada por la lejanía de las elecciones, el pronóstico constituye una seria llamada de atención porque el malestar social, la incertidumbre y la corrupción política son tres ingredientes que favorecen a este tipo de formaciones, de corte populista y basadas en un liderazgo unipersonal de estética outsider. Sin ánimo de comparar ni de alarmar, no estaría de más echar la vista atrás para recordar que el fascismo encontró su caldo de cultivo en la Gran Depresión de 1929.

La generación de Aznar

A más de dos años para las elecciones generales, nada está ganado ni perdido. Pero, para los socialistas se ha convertido en un imperativo cambiar el ánimo social, abatido por la crisis y por el riego de desesperanza con que la derecha trata de anegarlo todo. Y para el PP, jubilar a la generación de José María Aznar es requisito previo para plantear una alternativa con asomo de credibilidad, como le ocurrió al PSOE cuando tuvo que jubilar a la generación de Felipe González para barrer las inmundicias de Filesa y los GAL.

No se trata sólo de Camps, y menos aún de Ricardo Costa. Las entregas pendientes de Gürtel pondrán en el disparadero a otros dirigentes. De la misma forma que nunca se puede sacar del cesto un solo ramillete de cerezas, porque cada uno trae enganchado otro, así ocurre con Gürtel. La imputación de Jesús Sepúlveda arrastra a su ex mujer, Ana Mato, y la presunta implicación de la vicesecretaria de Organización pondrá bajo el foco a Javier Arenas, de quien fue mano derecha. Lo mismo ocurre con el ramillete de Alberto López Viejo, de la cuadrilla de Alejandro Agag, el yernísimo. Rajoy no puede cortar cabezas porque con el mismo filo se cortaría la mano.
Llegir més...

Canal 9: una televisión de servicio privado

Canal 9: una televisión de servicio privado

La Gürtel consagra a la cadena de Camps como una máquina de manipulación

JOAN GARÍ - VALENCIA - 11/10/2009

En mayo pasado, cuando Francisco Camps y los otros imputados del gobierno valenciano por su relación con la trama Gürtel se presentaron ante las puertas del Tribunal Superior de Justicia de Valencia, un grupo entusiasta de fans les había preparado un mosaico de banderitas para que se reflejara en sus forzadas sonrisas.

Ese día la televisión autonómica, Canal 9, sí que incluyó como noticia en sus informativos la comparecencia del president, pero cuidándose mucho de mencionar la palabra "imputado".

En realidad, los espectadores habituales de la cadena no entendían demasiado lo que estaba ocurriendo: Camps, su amado dirigente, el héroe cotidiano del noticiero, el hombre sin mácula, ¿ante un tribunal?

El embrollo era necesariamente morrocotudo, porque nunca en Canal 9 y "nunca" quiere decir "nunca" se había mencionado la palabra Gürtel ni nada que tuviera relación con la espesa red de corrupción que Francisco Correa y Álvaro Pérez, El Bigotes, habían tejido presuntamente en Valencia y en media España.Para Canal 9, todo eso nunca existió y nunca existirá.

El pasado martes, cuando el levantamiento parcial de secreto de sumario monopolizaba la actualidad informativa, Notícies 9 relegó la noticia al puesto once dedicándole 29 segundos.

Veinte años después de su nacimiento (sus emisiones comenzaron precisamente en octubre de 1989) la televisión pública valenciana está técnicamente y moralmente en bancarrota.

Acumula una deuda de más de mil millones de euros, pero su principal déficit no tiene que ver con el dinero, sino con el grado extremadamente denigrante a que ha llegado en su manipulación de la actualidad informativa. Visionar su programación es penetrar en un túnel de lavado donde no existe mota que ensucie los trajes perfectos del poder. Canal 9 no nació así, evidentemente.

En su primera etapa, bajo control socialista, su nivel de objetividad y la calidad de la parrilla eran razonables. Ello no impidió, sin embargo, que se viviera algún episodio sonrojante, como cuando el director del ente, Amadeu Fabregat (un excéntrico periodista que iba a su bola, aunque con la complacencia socialista), elaboró una lista de palabras "demasiado catalanas" con el propósito de prohibirlas en los informativos.

La llegada de Zaplana

Todo lo que vino después, por desgracia, hizo bueno a Fabregat. La victoria de Eduardo Zaplana en las elecciones fue el punto de inflexión. Como acaba de denunciar CCOO en un informe-balance de la vida del ente, "desde 1995 el Gobierno de la Generalitat decidió convertir RTVV en un instrumento al servicio del PP y no del conjunto de la ciudadanía valenciana".

Comenzó entonces la caza de brujas (con el despido o el arrinconamiento de los mejores profesionales de la casa), se acentuó la castellanización de la parrilla y, en términos generales, la joven televisión comenzó a convertirse en un canal para jubilados.

Aunque su ley de creación le encomienda la promoción de la lengua y la cultura propias, Canal 9 es básicamente una televisión en castellano (cuando no en mejicano o en venezolano).

Paradójicamente, sin embargo, sus únicos programas con una audiencia apreciable son los emitidos en catalán, como L alqueria blanca o las series humorísticas de la factoría de Carles Alberola.

Alberola, un reputado actor, director y escritor de teatro, siempre cuenta que, cuando ofreció su producto a los directivos de la cadena estos le advirtieron: "De todos modos, no tendrá éxito. En Canal 9 no funciona el humor en valenciano" (sic). No sólo son la voz de su amo, pues: también son profesionalmente y comercialmente incompetentes.

Con estos antecedentes, es obvio que, cuando estalló la Gürtel, nadie en su sano juicio podía esperar que Canal 9 otorgara al fenómeno un trato informativo normalizado.

Cuando arreciaron, por ejemplo, las informaciones en los medios libres a propósito de la imputación por supuesto cohecho del president, los periodistas (o lo que sean) del telediario autonómico en lugar de usar el término correspondiente en valenciano/catalán ("suborn", es decir "soborno") preferían el término en castellano ("cohecho"), quizá barruntando que su carácter técnico mantendría la inopia de la audiencia.

La telaraña de Correa

Significativamente, el anterior director de la cadena, Pedro García (sustituido hace poco por José López Jaraba, otro paniaguado agradecido), es uno más de los implicados en la telaraña de Correa. García deja sin explicar el misterio del coste de la cobertura de la visita del Papa a Valencia (donde también intervinieron las largas extensiones de El Bigotes) y otras menudencias que incrementaron las cuentas corrientes de la banda corrupta.

De lo que sí que pueden estar orgullosos los trabajadores de la cadena, permanentemente enfrentados a la dirección, es de haber impedido en su momento en los tribunales un intento de privatización, en la época en que el director general era Josep Vicent Villaescusa. Aunque, bien mirado, ¿qué otra cosa es Canal 9 sino una costosísima televisión privada (del PP) pagada por todos los valencianos?
Llegir més...

Dirigentes del PP exigen que rueden más cabezas

Dirigentes del PP exigen que rueden más cabezas

Consideran insuficiente la destitución de Ricardo Costa: "No se puede cerrar una crisis tan grave con una pieza de caza menor". La dirección nacional, en cambio, confía en que el gesto sea "suficientemente contundente" para frenar las críticas

YOLANDA GONZÁLEZ - MADRID - 11/10/2009

El primer día sin Ricardo Costa en el PP dejó sensaciones contradictorias. De un lado, la dirección nacional del partido confiaba en que el gesto fuese lo "suficientemente contundente" como para que se frenen las críticas de pasividad y el partido consiga colar en la opinión pública su alternativa al Gobierno.

De otro, sirvió para que un importante número de cargos conservadores, dirigentes regionales entre ellos, alertaran de que con la cabeza del secretario general del PP valenciano no basta. "No se puede cerrar una crisis tan grave con una pieza de caza menor", se lamentaba un diputado apuntando directamente a Francisco Camps, líder del PP valenciano.

La noche del pasado jueves, la noticia corría como la pólvora: Rajoy había dado un ultimátum a Francisco Camps para que se deshiciera de Ricardo Costa al día siguiente. Qué mejor ocasión que el Día de la Comunidad Valenciana para que la mano derecha del president anunciara su marcha de la secretaría general "por el bien del partido".

"Medida a medias"

Desde ese momento, comenzaron a surgir las voces que calificaban de "medida a medias" el cese de Costa. "No arregla nada de nada. En Valencia hay un problemón y no creo que sea sólo una persona la que tenga que pagar los platos rotos", comentaba un alto dirigente.

Una vez confirmada la noticia, el enfado iba creciendo. Una de las tesis más escuchadas en las filas del PP a lo largo del día de ayer era el peligro que supone para el partido la imagen que está dando de su gestión en la Comunidad Valenciana, uno de sus principales graneros de votos. Y para ello reclaman que sea el propio Camps el que dé explicaciones o asuma responsabilidades.

"Tan responsable es el secretario general como el presidente [por Camps]", alerta una diputada nacional. "Su cese es un parche, un cortafuegos en medio de un incendio inabarcable", añade.

En este sentido, no son pocas las voces que ligan indisolublemente cada paso dado por Costa con Camps. "Ricardo en su vida ha dado un paso sin que tuviera las bendición de Paco", señalaba un alto dirigente.

Con ello, intentaba ilustrar la "absoluta lealtad" a su jefe de la que hasta ayer fue la mano derecha de Camps. Una actitud que tuvo su punto álgido en los meses previos al XVI Congreso Nacional del PP, celebrado a finales de julio de 2008.

Cuando el liderazgo de Rajoy era cuestionado

Por aquellas fechas, el liderazgo de Rajoy en el PP era fuertemente cuestionado. Juan Costa, diputado nacional y hermano de Ricardo, amenazó con presentar una candidatura alternativa a la de Rajoy. Al final, no dio el paso. Pero la maniobra arrojó un episodio que nadie en el PP olvida. "Siguiendo los deseos de Camps, Ricardo se posicionó a favor de Rajoy. De hecho, fue el que le entregó los avales", recuerda una parlamentaria.

Con gestos de este tipo como telón de fondo, bastantes dirigentes del PP no entienden que Camps no estuviera al tanto de la relación de su mano derecha con la rama valenciana del caso Gürtel. Ni de que desconociera el informe de la Brigada de Blanqueo de Capitales que apuntaba a Costa como presunto responsable de la financiación ilegal del partido.

La contundencia de Basagoiti

Como aglutinador de todas las voces que en el partido reclaman a Rajoy que se deshaga de aquellas personas que perjudican el nombre del PP apareció ayer Antonio Basagoiti. En declaraciones a la cadena Ser, el líder del PP de Euskadi dijo sentir "pena, preocupación y asco" por los escándalos de corrupción que salpican a su partido. Por ello, pidió a Rajoy que "aclare y limpie" el partido. No obstante, Basagoiti no quiso apuntar directamente a Camps, al que calificó de "honesto y austero".

Una de las conclusiones que arroja la forma en la que se ha producido la salida de Costa del PP valenciano es el doble discurso desplegado. Por un lado, desde la Comunidad. Por otro, desde Génova, sede nacional del PP. Mientras que Camps, según señalan en su entorno, siempre ha mantenido que no podía prescindir de Costa si no era de mutuo acuerdo, Rajoy ha presionado, sobre todo en los últimos días, para que fuese apartado.

"Valencia apostaba por esperar a que cayese el chaparrón, pero Rajoy cuando se topó con el sumario entendió que la situación estaba desbordada del todo y que había que cobrarse alguna cabeza", comenta un veterano diputado conservador.

El factor Aguirre

Son varias las fuentes en el PP que coinciden en señalar que la decisión de Aguirre del jueves de expulsar del grupo parlamentario popular en la Asamblea de Madrid a sus diputados imputados dio a Rajoy el empujón definitivo para dar el ultimátum a Camps. Una vez más, la presidenta se colgaba la medalla robando al líder del PP las portadas de los periódicos. Se trata, además, de una medida muy aplaudida, sobre todo en los sectores rivales a Camps en la Comunidad Valenciana.

"Aquí no se puede actuar igual que en Madrid. A diferencia de Camps, a Aguirre no le afecta lo que ha pasado en su comunidad. Por eso no le ha temblado la mano al decidir", dice un dirigente.

Mientras, en el entorno de Rajoy la consigna de ayer fue la de echar balones fuera. En un acto en Marbella, el vicesecretario de Política Autonómica del PP, Javier Arenas, repitió esa frase tan recurrida de que la única trama que existe es contra el PP. Y recordó que irán con todas las consecuencias contra aquellos que han intentado aprovecharse del partido y que no aceptarán ni media lección de los socialistas. Los más fieles a Rajoy repetían este argumento y señalaban que el cese de Costa es la medida "contundente" que el partido estaba esperando.

Camps acudió ayer al Foro España-Estados Unidos en Valencia. Quienes conversaron con él le vieron "aliviado". Y convencido de que "ha pagado sus trajes y no ha existido financiación ilegal".
Llegir més...

divendres, 9 d’octubre de 2009

El 'president' se corta su mano derecha

El 'president' se corta su mano derecha

J. F. - Valencia - 10/10/2009

Ricardo Costa (Castellón, 1972), mano derecha del presidente valenciano, Francisco Camps, fue imputado por el Tribunal Superior de Valencia por un supuesto delito de cohecho impropio junto al propio Camps. Costa, conocido en las conversaciones grabadas en la trama como Ric, recibió trajes pagados por Orange Market, empresa de la trama Gürtel que dirige en Valencia Álvaro Pérez, El Bigotes.

El número dos del PP ha estado hasta ahora permanentemente de guardia para lo que mande Camps, cuyo "amiguito del alma", El Bigotes, se trasladó a Valencia porque "allí tenía a su amigo Ricardo Costa", según declaró una de las imputadas en la trama. Pérez se convirtió en el suministrador oficial de casi la totalidad de los actos organizados por la dirección regional y el grupo parlamentario.

Las conversaciones telefónicas de Álvaro Pérez revelan que éste mantenía una estrecha amistad con Costa. Incluso hizo gestiones para conseguirle un vehículo nuevo: el SUV de lujo modelo Infiniti FX 50. Además, según el juez José Flors, "existe constancia documental" de que Orange Market pagó trajes y otras prendas de vestir para Costa en Milano y Forever Young.

El Bigotes llega a decirle al jefe de la trama: "He estado con Ricardo, que me ha dicho: 'Oye arreglarlo así al único al que perjudica es a mí. Yo por ayudarte hago lo que sea y además te lo demuestro cada día, pero si lo hacemos de esta manera al único que te cargas es a tu amigo Ricardo, que por cierto es el único que te ayuda siempre".
Llegir més...

Camps sacrifica a Costa 'in extremis'

Camps sacrifica a Costa 'in extremis'

El presidente valenciano se resistió durante todo el día a las presiones de la dirección nacional del PP para que tomara medidas - El cese "temporal" de su 'número dos' se confirmó a las 21.42

J. TORRENT / J. FERRANDIS - Valencia - 10/10/2009

La dirección nacional del PP obligó ayer al presidente valenciano, Francisco Camps, a destituir como secretario general del PP y portavoz del grupo parlamentario en las Cortes Valencianas a Ricardo Costa, implicado en la trama Gürtel. Costa aparece reiteradamente en las conversaciones recogidas en el informe de la brigada policial, como íntimo de Álvaro Pérez, El Bigotes. La investigación policial ha puesto al descubierto una presunta financiación irregular del PP valenciano, del que Costa era el número dos.

Durante toda la jornada de ayer el presidente valenciano recibió constantes indicaciones desde la dirección nacional del PP para que tomara por fin una decisión y destituyera a Costa de sus cargos. Francisco Camps se resistió hasta el final, a pesar de que a primera hora de la mañana el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, ya había dejado meridianamente clara cual era la postura de Génova. Pons dijo: "la fiesta- ayer se celebraba el Día de la Comunidad Valenciana- se acaba a las cuatro".

Pero la jornada se prolongó hasta cerca de las 22 horas. A las 21.42 un mensaje de teléfono móvil enviado desde la secretaría de Comunicación de Presidencia de la Generalitat confirmaba lo que venía a calificar "cese temporal" de Ricardo Costa. Una versión suavizada de la realidad.

Francisco Camps, no sin resistencia, se había plegado a las presiones de Mariano Rajoy y de la dirección nacional del PP. El mensaje, claramente redactado para salvar la figura de Costa, afirmaba que la destitución de éste "no pone en entredicho ni la capacidad ni la trayectoria política desempeñada por Ricardo Costa durante este tiempo al frente del partido, ni la confianza depositada en su persona, que es total". El próximo martes la comisión ejecutiva regional del PP valenciano ratificará la que ya es una decisión firme, aunque se presente como "temporal".

Durante la mañana de ayer Costa se resistió a convertirse en el único cabeza de turco de los escándalos que azotan a los populares valencianos, hasta el punto que decidió quitarse de en medio antes el mediodía, anunciando que se marchaba a recorrer el camino de Santiago y que apagaba el teléfono móvil. Ante la resistencia de su número dos, Camps intentó ganar tiempo. Pasadas las tres de la tarde, convocaba para el martes a la Comisión Ejecutiva Regional del PP, pero no para cesarle sino con la intención de que Costa diera explicaciones.

El pulso que se dirimió ayer entre la calle Génova y el Palau de la Generalitat valenciana fue, según uno de los protagonistas "brutal". La entrada al Palau de la Generalitat de los distintos cargos populares para asistir al discurso institucional de Camps ya dejó entrever que las espadas estaban en alto y que al presidente valenciano le iba a costar mucho salir del enroque en que se halla desde que estalló el escándalo. Ricardo Costa, acompañado siempre por la tesorera del partido y diputada autonómica Yolanda García, no cruzó ni una palabra con el presidente valenciano durante todo el acto institucional.

De buena mañana, el ex ministro Juan Costa, cuya presencia en el Día de la Comunidad Valenciana no es habitual, disparó primero y apuntó bien alto. "Todos los militantes tienen que dar explicaciones por igual si se ven afectados o implicados", dijo el hermano de Ricardo en referencia a Camps. "Los españoles se hacen preguntas y es bueno intentar responder sobre si se tomó la decisión de contratar con algunas empresas de la trama Gürtel a lo largo de los últimos años; cuál es el origen de esa contratación; quién pudo tomar las decisiones para contratar con ellos, y de seguir trabajando con ellos y manteniéndolos". Más claro, agua. Costa defendía a su hermano tirando a la línea de flotación de Camps, que fue quien introdujo a El Bigotes en Valencia.

Por su parte, Ricardo Costa, más discreto, tampoco se quedaba callado. En conversación con algunos de los asistentes al acto institucional, tras recordar que no se encuentra imputado, sugirió que caso de que tuviera que abandonar sus cargos, él no sería el único en marcharse. En medio de esta tensa situación, se hacía aún más patente la soledad del vicepresidente primero del Gobierno valenciano, Vicente Rambla, al que Ricardo Costa llegó a calificar de "hijo de puta" en algunas de sus conversaciones intervenidas con El Bigotes.

El clima de tensión avanzó con las horas. Camps se resistía y Madrid presionaba. Sólo a última hora se alcanzó un acuerdo. El cese de Costa se anunciaría como "temporal" y el presidente valenciano aparecería como la persona que tomaba la decisión.

La salida de Ricardo Costa de la secretaría general del PP amenaza con arrastrar al vicesecretario de Organización David Serra y a la tesorera. Serra en una de las conversaciones con Pérez afirma, refiriéndose a Camps, "Ése lo sabe todo".
Llegir més...

Camps cede a la presiones de Rajoy y deja caer a Costa

Camps cede a la presiones de Rajoy y deja caer a Costa

La decisión se hará oficial en el Comité Ejecutivo que el president ha convocado para el próximo martes

Y. GONZÁLEZ / S. TARÍN - Madrid / Valencia - 09/10/2009

Mariano Rajoy inicia el puente del Pilar con la cabeza de una de las piezas más preciadas, la que le demandaba gran parte de su partido como prueba de su intención de depurar responsabilidades en el caso Gürtel.

Ayer, Ricardo Costa, secretario general del PP valenciano, se convirtió en la primera víctima política de este escándalo en la Comunitat Valenciana.

A las 22.00 horas, el PP regional confirmaba la decisión del president de la Generalitat, Francisco Camps, de proponer en el Comité Ejecutivo que tendrá lugar el martes el "cese temporal" de Costa en sus funciones dentro del partido.

No obstante, aclaraba que en ningún caso pone en entredicho "ni su capacidad ni su trayectoria" e insistía en la "total" confianza en su persona.

Con ello, Camps cedía a las presiones de Génova, sede nacional del PP, que había marcado el día de ayer como límite para que Costa presentara su renuncia. No obstante, su salida no ha sido como Camps tenía en mente. La idea era que Costa presentara su dimisión tras los actos oficiales de ayer con motivo del día de la Comunitat. Pero, en un pulso a su jefe y al propio Rajoy, decidió marcharse de puente a Astorga (León) para realizar un tramo del Camino de Santiago y no regresar hasta el martes.

Golpe definitivo sobre la mesa

Este gesto, que desató la indignación en el partido —"Es un niñato", coincidían varios diputados— provocó que Camps diera un golpe definitivo sobre la mesa y transformara en cese lo que se iba a vender como dimisión voluntaria. En el entorno del president aseguran que en las últimas horas los teléfonos entre Madrid y Valencia "echaron humo".

Costa, que estuvo imputado en el caso Gürtel junto a Camps, volvió a ser el foco de todas las miradas cuando, hace una semana, un informe de la Brigada de Blanqueo de Capitales le ubicaba como uno de los presuntos responsables de la financiación ilegal del partido. Su nombre también es uno de los protagonistas de las 17.000 páginas del sumario sobre las que se ha levantado el secreto. En este, se pone de manifiesto su relación con los responsables de la rama valenciana de la trama.

Tan convencido estaba el PP de que su cese iba a producirse ayer que ya desde por la mañana empezó a preparar el terreno para la dimisión. El vicesecretario de Comunicación de los conservadores, Esteban González Pons, que asistió a los actos en Valencia, fue categórico: "Ha llegado la hora de hacer algo o hacer algo". Y por si había duda de que el partido confiaba en irse de puente soltando lastre, espetó: "La fiesta en Valencia acaba a las cuatro de la tarde".

Los afiliados del PP "leen con asombro los periódicos"

Para justificar la decisión que horas después forzaría Camps, recordó que el PP es un partido de 700.000 afiliados que "a veces leen con asombro los periódicos, y esperan que quienes dirigen el partido respondan a la fuerza política que representan tomando decisiones, cuando las decisiones deben ser tomadas".

Mientras, el propio Costa, que encontraba dificultad para conseguir abrazos y apretones de mano en el patio del Palau de la Generalitat, se afanaba en asegurar que aún contaba con la confianza de Camps. Pero era cuestión de horas.

Contradicciones

Su hermano, el diputado nacional Juan Costa, a quienes muchos en el partido señalan como el "ideólogo" de su estrategia de resistencia, instaba al PP a que antes de exigir responsabilidades por este escándalo ofrezca "transparencia" y "explicaciones". Además solicitó que se trate por igual a todos los militantes. Unas declaraciones que hurgaban en las contradicciones en las que el PP ha incurrido a la hora de enfrentarse al caso.

Concretamente, hasta ayer, la versión oficial del partido sobre Ricardo Costa era que no había cometido ninguna irregularidad. Además, Rajoy permite que un diputado y un senador imputados sigan representando a su partido mientras que decide quitarse de en medio a alguien como Costa, que en la actualidad no figura como imputado. Sólo un día antes, los diputados madrileños imputados abandonaron el grupo parlamentario.
Llegir més...

Camps decide "prescindir" de Ricardo Costa

Camps decide "prescindir" de Ricardo Costa

El secretario general del PP valenciano deberá renunciar a su cargo tres días después de que se levantara parte del sumario de la trama 'Gürtel'. El martes podría hacerse efectivo su cese

PÚBLICO.ES - Valencia - 09/10/2009

Durante toda la mañana de hoy altos dirigentes del PP han mostrado, tanto en público como en privado, su convencimiento de que la dimisión de Ricardo Costa, secretario general de los conservadores valencianos, iba a ser inminente. Pero la marcha de éste fuera de la Comunitat Valenciana tras los actos de celebración del día de la Comunidad, parecen haber aplazado el anuncio.

Esta versión cobra aún más fuerza si se tiene en cuenta que el propio Francisco Camps ha convocado a su Comité de Dirección para el próximo martes. Sería en este momento en el que el partido podría comunicar de forma oficial el cese de la mano derecha del president.

Horas antes de conocerse la noticia, el propio Costa había asegurado que Camps le había mostrado su confianza en las últimas 24 horas

La estrategia es la consecuencia de las largas y múltiples conversaciones que Rajoy y la número dos, María Dolores De Cospedal, han tenido con Camps a lo largo de la última semana.

Atajar la presión

Recientemente en Génova, la calle de Madrid donde el PP tiene su sede nacional, se daba por seguro un movimiento del presidente valenciano para atajar la presión que se había creado una vez conocido parte del sumario del caso Gürtel.

Una parte del sumario, 17.000 folios, que reproducía conversaciones comprometedoras de Costa con el cabecilla de la trama corrupta de Francisco Correa en la Comunidad Valenciana, Álvaro Pérez, el bigotes.

Aunque Costa no está imputado por la supuesta financiación ilegal del partido en la región, la dirección nacional del PP no consideraba "ejemplarizante" la situación del político castellonense tal y como la retrataba el sumario.

Así lo manifestó De Cospedal el pasado miércoles en conferencia de prensa en alusión a los regalos que citaba esa parte del sumario, y que hipotéticamente habría recibido Costa de la trama corrupta instalada en la Comunidad Valenciana, por ejemplo, un coche de alta gama y un reloj de lujo.

La casi segura decisión de Camps se produce un día después de que la presidenta madrileña, Esperanza Aguirre, apartara del grupo popular en la Asamblea de Madrid a los tres diputados autonómicos imputados en el Gürtel.

"Las fiestas acaban a las 16"

"Las fiestas acaban a las 16 horas", dejaba claro hace unas horas el vicesecretario de Comunicación del PP, Esteban González Pons, quien reclamó "hacer algo con la Gürtel en Valencia".

En declaraciones a los periodistas, González Pons aseguraba que la dirección nacional del PP "confía plenamente en Francisco Camps, tiene toda su confianza y espera que las decisiones que vaya a tomar sean las adecuadas, que son exactamente las que él en su autonomía quiere tomar".

Preguntado sobre cuándo se producirán dimisiones en Valencia, González Pons ha contestado: "a las dimisiones no les ponemos plazo porque no se les puede poner plazo. Francisco Camps tiene esa responsabilidad y la confianza de tomar las decisiones que tenga que tomar".

700.000 afiliados

"En política las decisiones se toman cuando el tiempo político marca -ha precisado-. Lo que sabemos es que hoy, 9 de octubre -Día de la Comunitat Valenciana- es fiesta en Valencia pero que la fiesta se acaba a las cuatro de la tarde".

González Pons ha recordado que el PP cuenta con 700.000 afiliados, "de los que el 90% no son cargos públicos, pagan sus cuotas, abren sus sedes los jueves por la noche, pagan sus viajes y se alegran con las victorias del partido y se entristecen con sus derrotas".

"Estos 700.000 afiliados a veces ven con asombro los periódicos y esperan que quienes dirigimos el PP respondamos con la firmeza política y tomando las decisiones cuando las decisiones deben ser tomadas", ha finalizado González Pons.
Llegir més...

Canal 9 cumple 20 años marcado por la manipulación

Canal 9 cumple 20 años marcado por la manipulación

Los sindicatos denuncian que el caso Gürtel no existe para la cadena valenciana

A. G. - MADRID - 09/10/2009

¿El caso Gürtel? ¿Qué es eso? Estas preguntas podría formulárselas perfectamente cualquiera que sólo viera Canal 9, la televisión pública valenciana, que hoy cumple su 20 aniversario marcada por las acusaciones de manipulación informativa y acosada por una deuda que, sumando también a la radio autonómica, ronda los 1.200 millones.

Según la mayoría de los sindicatos con representación en la Radiotelevisión Valenciana (RTVV), la manipulación informativa y la falta de pluralismo forman parte del día a día de la televisión y radio autonómicas, cuyos responsables silencian o marginan informaciones que, como las del caso Gürtel, perjudican al Gobierno de Francisco Camps o a su partido, el PP.

Vicent Mifsud, de la sección sindical de CCOO en la RTVV, explica que pese a que llevan años denunciando la manipulación, hasta ahora no ha servido de nada. Misfud afirma que existen "directrices" claras a la hora de abordar noticias negativas para el Gobierno regional y que incluso "se persigue a la gente" y se elige a conciencia quién debe cubrir determinadas informaciones.

"Es escandaloso", indica por su parte Víctor Sánchez, de UGT, que considera que la manipulación "es la norma desde hace años". "Llevan 14 años ocultando todo lo que no les gusta", sostiene. En la misma línea, Jaume Muñoz, de Intersindical Valenciana, aseguraba ayer que "no se da nada de nada, se tapa sistemáticamente todo lo que preocupa al PP".

La única voz discordante es la de USO, cuya representante Inmaculada Martínez afirma que "no hay manipulación" y que las críticas sólo persiguen "empañar" la celebración del 20º aniversario. Por su parte, fuentes de la dirección de RTVV prefirieron no hacer valoraciones.
Llegir més...

Pasodoble del PP en el baile de "Don Vito"

Pasodoble del PP en el baile de "Don Vito"

Félix Monteira

Al incesante eslogan de que no hay que subir impuestos, el PP debe darle una cura de reposo. Por lo menos hasta hacer un arqueo completo de cuántas organizaciones y líderes del partido desviaron para fines inconfensables los dineros públicos y se olvidaron a la vez de pagar tributos.

Todas las administraciones públicas gestionan gastos e inversiones pagados por los contribuyentes y los partidos políticos se financian en buena parte con subvenciones del Estado. Así que el buen fin de esos fondos es patrimonio común, que obliga a una gestión responsable y transparente a los representantes políticos.

La trama Gürtel lleva protagonizando las primeras páginas de los periódicos desde el pasado 6 de febrero. Ante el escándalo, la primera reacción de la cúpula del PP fue decir que los contratos con las empresas del famoso Francisco Correa eran cosa del pasado, que la relación se había roto cuando Mariano Rajoy asumió la presidencia del partido.

Como los hechos derribaron la primera línea de defensa, la ejecutiva nacional del PP en pleno se subió a una fotografía para denunciar que "era un ataque al PP" sin pruebas ni fundamento y rechazar de plano la instrucción judicial. Situaron entonces por encima de la ley a la organización que presiden.

El doble paso de la defensa al ataque se sustanció en obligar al juez Garzón a dejar el caso porque entre los presuntos implicados aparecían parlamentarios, regionales y nacionales, aforados. De esta manera, el caso Gürtel está ahora despiezado en tres instancias judiciales: el Supremo, que se ocupa del senador y ex tesorero del PP, Luis Bárcenas, y del diputado Jesús Merino; el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, que investiga a los implicados de esta comunidad, y el de Valencia, que se sacudió las manos con el presidente Francisco Camps y el resto de implicados.

El archivo del caso Camps puso de manifiesto que la prioridad era la defensa de los aforados posiblemente corrompidos y no la investigación de los tratos con los corruptores. Para ello, el juez Juan Luis de la Rúa, presidente del tribunal, desestimó la jurisprudencia del Supremo y recurrió a sentencias alemanas para prescribir en este caso el delito de cohecho pasivo que figura en el Código Penal. Desechó, sin embargo, echar un ojo siquiera a la documentación incriminatoria para no contaminar la obligada defensa de un amigo. Hoy esa decisión interesada está recurrida ante el Supremo.

El troceo de la causa ofreció al PP la posibilidad de establecer diques de contención, continuamente rebasados por las informaciones que día a día agravaban el alcance de la corrupción organizada. Cuando se ha levantado el secreto de la tercera parte del sumario (sólo 17.000 folios, para abrir boca), han caído justificaciones y barreras. Basta con leer el tono de las conversaciones entre corruptores y corrompidos para sentir vergüenza ajena. Correa, el jefe de la trama, se hacía llamar Don Vito, en rememoración del capo Corleone, en la contabilidad B.

Falta por saber cuánto dinero tenían fuera, pero ya conocemos todos el origen y la extensión de esta red de complicidades creada para hacer negocios y propiciar sobornos a cuenta del erario público. Las conexiones directas o indirectas afectan a los máximos responsables del PP y, pese a todo lo replicado, Rajoy no queda exento. Ya no vale argumentar que se trata de la historia de unos pocos que utilizaron el partido en provecho propio.

Tampoco es razón para resistir que el 40% de los votantes sigan creyendo que todo es una conspiración para debilitar al PP. Uno de cada cinco votantes piensa que los implicados, Camps entre ellos, deben dimitir, y el porcentaje sube a cada telediario.

Aunque las encuestas no lo reflejen todavía, la corrupción es un lastre para el futuro y un incentivo del descrédito de la política. Rajoy debe saber que una parte de sus posibilidades de llegar al Gobierno depende de si es capaz de hacer frente a sus responsabilidades, de depurar a los dirigentes indignos para que dejen de ser hombres de su confianza los que hacen el paseíllo ante los juzgados.
Llegir més...

El informativo de la televisión de Camps dio la noticia en el puesto 11

El informativo de la televisión de Camps dio la noticia en el puesto 11

Importan más noticias como el encarecimiento de los limones, las naranjas o el ketchup

SERGI TARÍN - VALENCIA - 08/10/2009

Para la televisión pública valenciana es más importante la subida del precio del ketchup que el caso Gürtel. Así se evidenció en el informativo de la noche del martes, que en la escaleta desplazó el levantamiento parcial del secreto de sumario al puesto undécimo, detrás de noticias como la desarticulación de bandas delictivas, el encarecimiento de los limones, las naranjas y el ketchup o las batidas contra una leona huida en Castellón que al final resultó ser un perro. El informativo abrió con la detención de 14 miembros de una banda latina, y el caso Gürtel, que monopolizaba la atención de los medios de comunicación, ni siquiera se mencionó en el sumario. Tras casi 14 minutos de noticiario, el presentador despachó en 29 segundos el asunto. En las imágenes no aparecieron políticos del PP. Sólo la fachada del TSJ madrileño.

El líder de los socialistas valencianos, Jorge Alarte, consideró "vergonzoso" el tratamiento informativo de Canal 9 y solicitó la dimisión de José López Jaraba, director general de Radio Televisión Valenciana tras la dimisión en agosto de Pedro García, salpicado por la trama Gürtel. En declaraciones a Público, López Jaraba declinó contestar a Alarte: "No tengo nada que decir ni nada debo decir porque mi puesto es provisional". López Jaraba aseguró que no hablaría hasta que el pleno del Consell lo ratifique el 16 de octubre.

Desde la secciones sindicales de la radiotelevisión valenciana se criticó "la adulteración de la actualidad" y se aseguró que no existen consignas especiales sobre el caso Gürtel ya que la manipulación "está en los engranajes de la máquina desde hace años y en un fuerte sentimiento de autocensura".
Llegir més...

El lápiz que prueba la financiación ilegal

El lápiz que prueba la financiación ilegal

La contabilidad B de las empresas de Correa, escondida en un pen drive, recoge los pagos irregulares del PP

ÁNGELES VÁZQUEZ - MADRID - 08/10/2009

El PP utilizó primero el secreto del sumario para alegar indefensión. Ahora, cuando se ha podido conocer al detalle la investigación del primer instructor del caso, la estrategia es otra. Negar la mayor. Negar haberse financiado irregularmente y declararse víctima de una trama corrupta con la que contrataron actos y congresos. ¿El problema de esta defensa? Que el mismo mes de febrero, cuando estalló el caso Gürtel, apareció la contabilidad B de la trama corrupta y, como le dice el contable José Luis Izquierdo al juez Baltasar Garzón, la contabilidad B u opaca de una empresa "es la real".

En su declaración como imputado, el pasado 13 de febrero, Izquierdo le explicó al juez que, en una empresa con contabilidad doble, "una es la real y otra es la oficial". El juez insistió y le preguntó si la contabilidad opaca "respalda la realidad del dinero que se está manejando a través de las cajas de seguridad" de sus jefes, Francisco Correa y Pablo Crespo. "Efectivamente", responde Izquierdo sin dudarlo.

El contable sabía el valor del lápiz de memoria que intentó salvar de los registros. Cuando los investigadores se lo requisan y lo abren, descubren 107 archivos, en documentos Excel, titulados por nombres, empresas o actos concretos. El primero es "Acto de NNGG Santiago Compostela" y recoge proveedores y gastos de la organización del acto celebrado el 25 de abril de 1998. El número 27, titulado "Caja B Orange", se nutre con dinero de distintas procedencias, entre ellas un apunte del 31 de agosto de 2005, en el que "Pablo Crespo le da [a Izquierdo] 15.000 euros procedentes del PP de Valencia". En enero de 2007 consta que se entrega a Crespo 4.821 euros para pagar una factura de ropa a Milano.

Campañas electorales

El archivo 31 recoge un pago a Arturo González Gil, al que se identifica como "presidente PP en Argentina" por 1.620 euros. Izquierdo no supo dar más detalles sobre este pago, salvo que era de una delegación del Partido Popular de Madrid o de España en el país suramericano.

Pero son varios los documentos que hacen referencia a elecciones: "Ingreso de elecciones gallegas y [el empresario] Plácido Vázquez 40 millones de pesetas"; "Campaña elecciones Madrid, desglose de costes de diversos gastos, pagados por Special Events" o "cuadrante de facturas pendientes de cobro de la campaña gallega 99".

También aparece un congreso del PP Europeo, con la relación de gastos pagados por Pasadena y Special Events en 1999. El archivo "Congreso de Valencia", de septiembre de 2002 a enero de 2003, incluye un cobro en A por 90.181 euros y cuatro en B por un valor total de 150.421.

Ingresos como pagos

Izquierdo explicó al juez Garzón que la contabilidad B incluía facturas falsas y constan como pagos lo que en realidad son ingresos. En cuanto al congreso del PP en Valencia de 2002, precisa que alguien del partido, que él desconoce, gestionó la forma de pago con Álvaro Pérez, el Bigotes. La opción elegida fue con dinero A y B.

Los archivos del contable eran casi una lista adelantada de quiénes iban a estar imputados en el entonces incipiente caso Gürtel. Los ex alcaldes Arturo González Panero, Guillermo Ortega o Jesús Sepúlveda; los diputados del PP en la Asamblea de Madrid Alberto López Viejo, Benjamín Martín Vasco y Alfonso Bosch; y los aforados nacionales Luis Bárcenas y Jesús Merino, a los que se tardó más en identificar al aparecer con siglas.

Francisco Correa extremó las medidas de seguridad para evitar ser relacionado con su trama. No figuraba en ninguna empresa y en sus teléfonos recibía llamadas, pero él las realizaba desde aparatos colombianos durante la temporada que residió en ese país. Pero era consciente de que el lápiz de memoria era clave en el esclarecimiento de los delitos cometidos por la trama. Por eso, una vez en prisión, se queja amargamente a su abogado: "El puto pen drive, macho".

Una de esas pruebas la aporta el presunto número dos de la trama. Pablo Crespo se lo dice a su letrado. "Allí había documentación que correspondía al año 1996 hasta mediados de 1999, y era documentación pura, gastos del partido, y una relación de ingresos y gastos sin especificar quién ingresaba. Eso va a traer cola cuando se levante el secreto del sumario", admite el ex secretario de Organización del PP gallego, que se muestra sorprendido por el hecho de que "no lo saquen esta semana" (cuatro días antes de las elecciones del pasado 1 de marzo). "El lío que se puede montar es morrocotudo", advierte.

Sospechas más sólidas

Desde que declaró Izquierdo y se decretó prisión para Correa y Crespo ha llovido mucho. Han desfilado por la Audiencia Nacional y luego por el Tribunal Superior de Justicia de Madrid decenas de imputados y testigos. Con las declaraciones y las otras pruebas realizadas, lejos de disiparse, las sospechas sobre una presunta financiación irregular del PP han adquirido una mayor entidad.

El último informe policial conocido en la causa se centra en esta práctica. La denuncia, que será investigada por el TSJ de Madrid, aunque el pasado 31 de julio le fue entregada también al de Valencia, al Supremo y a la Fiscalía Anticorrupción, lo describe como una práctica habitual en Valencia. "Existe una financiación de actos del PP de la Comunidad Valenciana por parte de empresarios, siendo para este donaciones finalistas de dinero que no ingresan en la cuenta corriente del partido. Estos empresarios tienen contratos vigentes, prestan servicios y realizan obras para las administraciones públicas obtenidos como contraprestación a los favores realizados para la formación política, concretados en el pago de actos políticos. El propio Partido Popular en la persona de Ricardo Costa actúa como canalizador de los pagos".

De lo relatado sobre Galicia se concluye que el PP pagó en dinero negro 3,2 millones de euros entre 1996 y 1999, lo que coincide con los lamentos de Crespo ante su abogado. En Madrid, el informe describe la falsificación de facturas realizada por el PP para financiar las campañas electorales en 2003 a través de la fundación Fundescam.
Llegir més...